INVERTIR EN ARBOLES MADERABLES

El negocio de plantar árboles de alto valor para cosechar maderas preciosas es una oportunidad para los inversionistas; no es una historia de conservación en sí misma. No hay tiempo como hoy para invertir en árboles que devolverán importantes ingresos en el futuro. La demanda de productos beneficiosos para el medio ambiente y de origen certificada está en constante aumento. Nuestro modelo de restauración forestal, además de garantizar madera certificada, mejora la calidad del agua; recupera la salud del suelo; proporciona alimentos de alto valor nutritivo y productos forestales entres lo más variados y cotizados; crea empleos rurales; aumenta la biodiversidad; mejora la calidad del aire; ayuda a mitigar el cambio climático. Esto es esencial para sostener a la población humana. Ninguna especie que se diga inteligente destruye su proprio ecosistema. Para sobrevivir como especie es necesario parar la deforestación, y a la vez reforestar restaurando ecosistemas altamente biodiversos.

ALTA RENTABILIDAD

Según el informe del Instituto de Recursos Mundiales (WRI) y de Nature Conservancy (TNC) las empresas de los sectores de tecnología, productos de consumo, gestión de proyectos y silvicultura comercial están ganando dinero plantando árboles, con ventas que aumentan hasta 10 veces al año.  Se estima que esta naciente economía produce al menos 9 billones de dólares de actividad económica anual. Este sector no solo tiene la responsabilidad de ayudar a solucionar uno de los problemas más graves que el género humano está enfrentando como el cambio climático sino es a la vez generador de prosperidad económica. La restauración de área degradadas está cada vez más respaldada por los gobiernos y las instituciones que favorecen buenas condiciones de inversión. Se pueden encontrar signos de degradación en todos los ecosistemas del mundo. En Perú se estiman 10 millones de hectáreas degradadas aptas para la reforestación.  Sembrando en las hectáreas que están deforestadas, solo en 10 millones de hectáreas se podría obtener 43 mil millones de dólares de exportación anual que más o menos equivale a lo que es la deuda externa del Perú, que es 73,600 millones de dólares. Se trata de un emporio de ingresos que se podrían generar. Plantar en 1,000 hectáreas a 700 caobas por hectárea podríamos tener 700,000 caobas. Al cabo de 25 años de crecimiento esas caobas deben estar constando no menos de 10,000 dólares cada una. En este negocio también funciona la venta a futuro que existe con el oro y otras materias primas. A partir del tercer año de la madera se puede geo referenciar el árbol, registrar en Registros Públicos, y vender como cualquier bien público. El que quiere obtener su inversión más rápidamente puede salir de esa inversión y pasarle a otro que quiera esperar más tiempo. Nuestros proyectos ofrecen valiosos beneficios para las empresas y las comunidades

Los árboles maderables son cultivos de largo plazo. Los precios internacionales de la madera han sido históricamente constantes y siempre en aumento, debido a la creciente demanda mundial y poca oferta de especies consideradas en peligro de extinción, como son la caoba y el cedro.

El Perú es uno de los países que produce caoba y cedro de primera calidad, por lo que su cotización en el mercado internacional siempre se ha mantenido en alza.

GARANTÍA TOTAL

En el Perú, las plantaciones son registradas en SERFOR del Ministerio de Agricultura y Riego, que es la Autoridad Nacional Forestal y de Fauna Silvestre del Perú, y en la Superintendencia de los Registros Públicos (SUNARP).

Además de ello, cada árbol tiene registrada su respectiva coordinada GPS, de tal manera que el inversionista sabe e identifica en el terreno donde se encuentra, cuáles son sus árboles.

En el Perú existe seguridad jurídica para los inversionistas nacionales y extranjeros, con reglas claras y definidas. Los contratos de inversión son registrados en la SUNARP para su cumplimiento de las partes.

Lorente Reforest SRL se encarga de todo el proceso que requiere las plantaciones de los árboles maderables. La etapa que requiere del mayor cuidado, tanto de cedro como caoba, son desde su germinación hasta que las plantas alcancen los 10 metros de altura o cumplan los dos años de vida, tiempo durante el cual podrían ser atacadas por plagas de hormigas podadoras o la “Hypsipyla grandella”.

Luego de alcanzar ese tamaño o llegar a esos años de vida, los árboles requieren de mínimo mantenimiento y es poco probable que mueran por el ataque de esas mismas plagas.

Pese a ello, Lorente Reforest SRL se encargará de reponer algún árbol enfermo, ya que siempre se ha previsto una siembra mayor de la programada, a fin de atender estas posibles contingencias.

REGIÓN LORETO

Loreto es una de las regiones de la amazonia peruana más privilegiadas del mundo. Su clima, altura y suelo, permiten que las plantaciones de cedro y caoba crezcan sin ningún problema.

Las tierras se encuentran sobre los 100 metros sobre el nivel del mar. Las lluvias que caen durante casi todo el año, proveen de agua natural a las plantaciones.

Cada inversionista que adquiere plantaciones forestales de cedro, caoba u otra especie similar, también participa de las acciones de responsabilidad social que se realiza en favor de la población loretana.

Una de ellas es la provisión gratuita mensual de frutas a los comedores populares, colegios y asilos de la localidad, ya que en las plantaciones también se siembran papayas, plátanos, frejoles, tomates, etc.

Cabe indicar que una de las especies que combate de manera eficaz la anemia y la desnutrición crómica de los niños, es el puspo poroto, una especie de la selva peruana rica en hierro y proteínas, que ha demostrado sus bondades nutritivas en esta parte del Perú.

Todos los trabajadores que se dedican a las plantaciones forestales, pertenecen a los asentamientos humanos y pueblos de la localidad, con lo cual, los inversionistas están contribuyendo a crear puestos de trabajo a esta población, en su mayoría jóvenes de ambos sexos.